Planes de salvaguardia

El Plan de Salvaguardia es el acuerdo social y administrativo por el que las partes involucradas (comunidad de cultores, gestores del PCI, organizaciones privadas, instituciones del Estado relacionadas y el núcleo focal de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial en Chile) organizan e implementan un marco de directrices con medidas, gestiones, acciones y tareas específicas dentro de un cronograma orientadas a garantizar el resguardo y fortalecimiento de un Elemento de patrimonio cultural inmaterial inscrito en el Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial en Chile.

El Plan de Salvaguardia se operacionaliza a través de modelos e instrumentos de gestión pertinentes y apropiados a la realidad de cada elemento de PCI y de su comunidad de cultores. Como tal, en el diseño, implementación, y evaluación el involucramiento y participación de los cultores es fundamental y determinante. En la actualidad, los modelos participativos de gestión por los que se ejecutan los Planes de Salvaguardia corresponden a: modelamiento de procesos lógico-temporales para la salvaguardia (Marco Lógico) y modelo de desarrollo localizado (gestión de casos específicos territorializados y metodologías de trabajo comunitario y sociocultural).

Esta fase requiere de un proceso de diseño, implementación y evaluación. El diseño de la planificación estratégica debe ser elaborado a partir de las recomendaciones realizadas en la investigación participativa que conforma el Expediente del Elemento ingresado al Inventario. Por su parte, la implementación consta de la ejecución concreta de dicho Plan, contemplando objetivos, metas, actividades y tiempos programados. Finalmente, la evaluación tiene como condición dos situaciones paralelas, siendo la primera el acompañamiento que los profesionales del núcleo focal hacen durante la implementación (aplicando evaluaciones técnicas del proceso y evaluaciones finales), y la segunda el monitoreo y acompañamiento que realiza el Comité Asesor a la ejecución de Planes de Salvaguardia. Sin perjuicio de lo anterior, serán las comunidades, grupos e individuos involucrados quienes deberán actuar como veedores de su monitoreo, seguimiento y cumplimiento.

Para la implementación de planes de salvaguardia es preciso realizar un trabajo intersectorial que involucre a distintos actores, en que el CNCA asume un rol canalizador y mediador. Para este propósito, se tiene como plataforma la Mesa Intersectorial para la Salvaguardia (creada a fines de 2016), que reúne a representantes de servicio públicos con el fin de generar un trabajo articulado en materia de salvaguardia, y también atender las situaciones socioeconómicas precarias de los cultores y cultoras. Ésta puede conformar comisiones en relación a elementos de patrimonio inmaterial o problemáticas específicas, pudiendo tener bajadas a niveles regionales y locales en relación a un plan de salvaguardia particular.

Si bien las medidas de cada plan son variables, en la actualidad el Departamento de Patrimonio Cultural del CNCA dispone de líneas programáticas para fortalecer, dinamizar y sostener al Elemento del PCI. Entre ellas, cabe destacar las acciones vinculadas a la participación activa en la toma de decisiones de parte de los cultores (Encuentros de cultores); y las actividades vinculadas a la transmisión de conocimientos, revitalización de la práctica y puesta en valor del Elemento de PCI, por medio del trabajo sistemático y colectivo que se realiza entre los mismos cultores-portadores del PCI (Talleres de Portadores de Tradición).

Elementos del Patrimonio Cultural Inmaterial (4)