Arturo Soto Vera
Puerto Cisnes, Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo

Arturo Soto Vera nació el año 1928 en la ciudad de Puerto Montt, Región de Los Lagos. En el seno de una familia de catorce hermanos, fue el único que desarrolló el oficio de carpintería de ribera heredado por su padre, quien además de carpintero fue buzo escafandra y marino. Arturo estudió en Puerto Montt hasta los siete años cuando su familia se trasladó hacia la Patagonia, específicamente a Puerto Cisnes, debido al trabajo de su padre. Su acercamiento y primeros conocimientos sobre la construcción de embarcaciones provienen de la observación del trabajo de su padre, sin embargo, posteriormente cuando se trasladan a Puerto Aguirre tuvo la oportunidad de trabajar y aprender de otro carpintero de ribera, lo que le permitió a la edad de quince años manejar los principales saberes en torno al oficio, que luego complementó con la parte teórica. Estando en Puerto Cisnes, Arturo tuvo la oportunidad de asistir a clases dictadas por un profesor de la Escuela de Ingeniería Naval de la Universidad Austral de Chile, participando de un curso compuesto por diecisiete alumnos de los cuales solo él y otra persona lograron terminar. Dichas clases le permitieron tener el sustento y apoyo teórico para la labor que ya se encontraba ejerciendo. Además de otorgarle una certificación como constructor de embarcaciones que lo habilita para elaborar embarcaciones de hasta veinticinco metros de proa.

Arturo se desempeñó en diversas labores vinculadas al mar, recorriendo toda la Patagonia, pescando, recolectando y vendiendo madera y construyendo botes. Estuvo en Puerto Montt trabajando en los Astilleros de los mares del sur, ayudando a un amigo suyo, a hacer yates para turismo que se irían a Talcahuano. Así también estuvo durante un tiempo por Punta Arenas y las zonas aledañas recorriendo, construyendo embarcaciones y trabajando en la pesca del Erizo, Centolla y Merluza.

A lo largo de la trayectoria de Arturo en el oficio de carpintero de ribera ha realizado diversas embarcaciones, tales como: lanchas, pangas, yates, chalupas y botes, incluyendo una lancha patrullera para Carabineros. De esta forma cuando le encargaban una embarcación él iba al lugar mismo y se quedaba a construir ahí mismo. El tiempo que le tomaba la elaboración dependía en gran medida si trabajaba solo o acompañado. Por lo general cuando llegaba a un lugar, contrataba de ayudantes a lugareños a quienes les enseñaba y pagaba: “Yo tenía unas cuatro, cinco personas carpinteras, yo hacía el modelo, yo hacía toda la estructura, mi gente me ayudaba a trabajar no más, yo les decía lo que tenían que hacer, para ellos era un profesor”. Cabe destacar que, en el desarrollo del oficio, Arturo contó con la ayuda y colaboración de su esposa, quien realizaba específicamente la tarea de cepillar la madera.

En la construcción de las embarcaciones Arturo privilegió el uso de madera del Ciprés cuando no era una madera protegida que podía utilizarse. Por lo general, él solicitaba que le trajeran las piezas necesaria, posteriormente pasaba al proceso de cocerla: “La madera se hace a vapor, se cuece a vapor, se cuece en un tubo para cimbrar la tabla, entonces la tabla caliente se clava en la punta y se agarra con la prensa, uno la agarra con guantes para que no se queme. Pero ahí la doblas y la clavas.”. Luego de dicho proceso, comenzaba la elaboración de la quilla, la roda, codaste, para hacer la estructura de la embarcación. La última embarcación realizada por Arturo fue hace diez años, una lancha pequeña por encargo de un caballero de Melinka que la requería para el trabajo de recolección y traslado de cholga. En la actualidad si bien no se encuentra realizando construcciones, reconoce que la actividad ha decaído en gran parte por la introducción de materiales como la fibra en la elaboración de embarcaciones, junto con las limitaciones y restricciones que posee el carpintero para la extracción de madera. Razón por la cual, aún con noventa años, Arturo continúa desempeñándose en el rubro, reparando, agrandando y modificando embarcaciones cuando le solicitan.

Arturo Soto es portador de saberes y conocimientos del oficio que, si bien no ha podido transmitir a sus hijos o familia, se ha encargado de difundirlo a su comunidad local.

  • Identificador SIGPA: CI3771
  • Fecha de registro: 23-04-2021
  • Tipo: Cultor individual
  • Género: Masculino
  • Comuna: Puerto Cisnes
  • Region: Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo
Ubicacion
Fotografías