Orlando Rafael Celti Celti
Calama, Antofagasta

Orlando Celti nació el año 1960 en la comuna de San Pedro de Atacama en la región de Antofagasta. Actualmente trabaja como mecánico en la ciudad de Calama, lugar donde vive junto a su esposa Marta Vega, ambos están a cargo como patrones del Baile Catimbano del Ayllu de Yaye, baile tradicional de la Fiesta de San Pedro de Atacama.

Este baile fue traspasado por la señora Anita Selti. Todo su núcleo familiar es parte de este baile, sus hijos e hija y su nieto, quien desde los 2 años ha participado como “Pichulo”, es decir en la fila al final del baile, a lo cual don Orlando asegura: “Lo tenemos puesto en la fila y él va a ir seguramente creciendo y participando en este baile”. Además, señala que sus hijos comenzaron a bailar desde los 3 años de edad, en la actualidad el mayor tiene 26 años y el menor tiene 22.

Sobre cómo comenzó a vincularse con el Baile Catimbano de Yaye, señala que su relación ha sido desde siempre, porque su familia ha estado a cargo del baile, su tía era patrona del baile en el pasado, sin embargo señala que nunca ha podido bailar en el Catimbano de Yaye por tener otras responsabilidades, aunque manifiesta saber los pasos del mismo: “En el baile Catimbano, si soy sincero no (he bailado). He estado en las puertas, por ende sé bailar, me sé la peña, me sé todo, pero como siempre he estado a cargo siempre trato de cubrir un puesto, pero llega el titular del puesto a última hora y tengo que dejarlo, así que voy cumpliendo roles de repente casi de la parte administrativa también. Y eso cómo digo que hasta a lo mejor es para la risa, pero yo tengo tres mamás, la mamá abuela, la mamá tía y la mamá que es mi mamá, entonces cuando estaba en el caso de la mamá tía, que ella era la que estaba a cargo, yo era como la mano derecha de ella, tenía que hacer lo mismo. Yo era el que la tenía que transportar, la tenía que llevar a los ensayos, cuando se trataba de llevar la comida era lo mismo, yo tenía que ir a conseguir. Yo era el yoyo, yo hacía de todo. Por eso creo que me fui aferrando tanto al baile, si a mí me toca bailar en cualquier puesto yo aquí estoy. También hay un paréntesis que es que yo también participé en los otros bailes de San Pedro, el caso del Torito de Séquitor, yo bailé bastantes años y de pequeño”

Para la fiesta patronal a San Pedro, se preparan con antelación, don Orlando cuenta al respecto: “La fiesta que es la patronal de nosotros que es el 29 de junio, nosotros comenzamos más o menos con un mes y medio de anticipación, donde todos los fines de semana hacemos ensayos. Empezamos a reunir y a invitar gente nueva, como hay muchos que se promesan solo por tres o cuatro años, y por ende, van quedando esos espacios los cuales hay que ir cubriendo con nuevos bailarines, entonces ahí uno tiene que presentarles el baile y ensayar hasta que después tenemos la otra fiesta que es la de Asunción que es la patrona del baile, donde también nos organizamos y esas son las fechas más importantes”.

“Ya con la mayoría de la gente nos conocemos, somos vecinos, parientes y por ende de repente nace de ellos decir yo quiero bailar este año. Cuando ya llega la fecha de los ensayos uno va a su casa y se comunica con ellos y uno les dice, sabes qué, por ponerle un ejemplo, le digo sabes que el día sábado vamos a tener un ensayo de las tres de la tarde a las 10 de la noche, entonces uno se va enrolando en el cuento”.

Junto con su esposa Marta han ido acumulando toda la vestimenta del Baile Catimbano, la cual en la actualidad guardan en cajones, tanto en Calama, como en San Pedro de Atacama, así mismo, también mantienen archivos del baile, como fotografías, videos, publicaciones en medios de comunicación acerca del baile. Ante esto, para ambos junto con su esposa, es sumamente importante poder construir en algún momento, un espacio adecuado para preservar todos los elementos del baile que tienen: “Es un proyecto que tengo. No sé si a largo o a corto plazo, quiero ahora que puedo hacerlo, quiero tener un terreno y hacerle una especie de museo, cosa de que tenga varias cosas, porque las casas ya son chicas, se empiezan a llenar y a llenar de cosas y nosotros con tanta ropa que tenemos hemos estado incluso con la idea de quemar cosas y cosas que no se deberían, por qué eso van a ser los testigos mismos para el futuro de los niños. Hay un montón de materiales que uno puede conservar, incluso no le mostramos uno de los niños más pequeños de los catimbanos que hizo una presentación e hizo una patografía y lo presentó en el colegio”.

  • Identificador SIGPA: CI3152
  • Documentador: Margarita Ortiz Caripan
  • Fecha de registro: 24-04-2018
  • Tipo: Cultor individual
  • Género: Masculino
  • Comuna: Calama
  • Region: Antofagasta
Ubicacion
Fotografías