Oriundo de Larmahue al igual que su familia, vivió con sus abuelos parte de su infancia. A los 13 años se cambió al sector de Lo Argentina, frente a la casa en que vive hoy en día. Este cambio y la huerta que construyeron en la nueva casa, fue el motivo para realizar su primera rueda con el fin de regar su plantación. 

José Huerta comenta que siempre le gustaron las ruedas, comenzó realizando pequeños modelos con latas de pescado para jugar y posteriormente dio vida a sus primeras ruedas de madera las que menciona "fueron poco prolijas, con eucaliptus, pero ahí comenzó a gustarme la técnica". 

El 1987 se cambió a Santiago durante algunos años, pero regresó a Larmahue en los 90's. Al volver le preguntaron si podía construir una rueda, petición ante la cual, con la ayuda de su hija, retoma el oficio y lo hace parte de su diario vivir. 

El retorno a Larmahue estuvo marcado por la muerte de su padre, por lo que en su memoria, construyó nuevamente la rueda de su casa y de ahí en adelante comenzaron a ubicarlo para construir otras azudas en la localidad. 

Desde el año 2000 que se dedica con más fuerza a este oficio, además de realizar artesanía haciendo réplicas pequeñas de las ruedas, cuya técnica de construcción ha ido perfeccionando hasta tener un modelo propio que es el que comercializa. 

José Huerta aprendió el oficio de constructor de ruedas a través de la observación y la prueba. Este mismo método de aprendizaje ha servido para que su esposa y sus hijos también manejen la técnica, ayudándolo en su labor diaria, sobre todo su esposa con quien se le ve trabajando en las ruedas.

Don José, interesado en dar a conocer este oficio y transmitir la importancia de esta forma de regadío sustentable y sostenible que las ruedas generan, ha participado de distintos talleres, charlas, muestras y exposiciones relevando el valor que estas tienen. 

 

Ubicacion
Fotografías