Carlos Vicencio Correa
Til Til, Metropolitana de Santiago

Don Carlos Vicencio ha participado como tamborero y flautero del Baile Chino de Caleu. Nos aclara en la entrevista que el Baile Chino de Caleu proviene de la localidad de Capilla, por lo tanto, él como Llanino participa como invitado y ha “parchado” como parte de la banda de flauteros o como tamborero del Baile de Caleu.
Según Luis Vicencio, hijo del entrevistado, el Baile de Caleu se caracteriza por ser ordenado, con una buena vestimenta y seriedad. Por eso “se considera un baile bien mirado y respetado por parte de los demás Bailes Chinos de la región”.

Respecto a la fecha de Fundación del Baile Chino de Caleu no existe en la literatura consultada una referencia concreta. No obstante, en 1930 existe una descripción de Luis Délano sobre la fiesta de Corpus Christi de Olmué donde se señala la presencia del Baile Chino de Caleu, entre otros más de la provincia de Aconcagua (Mercado, 2003: 59).
“Los Bailes Chinos son cofradías de músicos danzantes que expresan su fe a través de la música y el baile en rituales llamados "Fiestas de Chinos". Estas festividades congregan bailes de distintos pueblos en una misma localidad para celebrar determinada fecha del calendario litúrgico” (SIGPA, 2011a). “Estas organizaciones, llamadas cofradías, están conformadas, generalmente, por diferentes familias, entre las cuales, muchas veces, existen relaciones de parentesco” (González, 2011: 58).
“Un Baile Chino habitualmente está compuesto por dos filas contrapuestas de flauteros, uno o más tamboreros, un bombero y un alférez. El alférez es quien se encarga de transmitir, a través de un canto improvisado en cuartetas o décimas, los deseos e inquietudes de su gente a la imagen venerada. Aunque la tradición de los Chinos presenta una gran uniformidad a lo largo del territorio que abarca, -desde Valparaíso hasta La Serena (e incluso hasta el Norte Grande donde llegaron con el auge salitrero)-, destacan algunas diferencias propias del ámbito cultural de cada región” (SIGPA, 2011a).
“Por una parte, en el Norte Chico, donde la tradición de los Chinos se extiende desde el norte de Petorca hasta Copiapó, los bailes son de origen minero, con un alto índice de componente indígena, siendo su danza y su música de ritmos bastante simples y reposados. Por otra parte, hacia el sur, en la zona que comprende las cuencas de Petorca y del Aconcagua y las caletas del litoral, los bailes están compuestos esencialmente por pescadores y campesinos, quienes ejecutan un baile mucho más enérgico donde el sonido de las flautas suele ser más fuerte y vivaz. Pese a estas distinciones, todos los Bailes Chinos se reconocen como miembros de una antigua tradición originaria de Chile, de ahí que en las grandes fiestas religiosas, como La Tirana, La Candelaria de Copiapó y Andacollo, sean ellos quienes tengan el privilegio de portar el anda de la Virgen durante la procesión” (SIGPA, 2011a).
La ejecución de la música está dada por una banda de flauteros, entre 10 y 24, que bailan en dos filas paralelas soplando sus instrumentos, (…). El tañedor del bombo o bombero se sitúa al centro y atrás, cerrando el grupo. El tamborero va en el medio, entre ambas filas de flauteros, tocando un pequeño tambor y guiando los movimientos de la danza” (Mercado, 2003: 25).
En este caso, se hace mayor referencia al tamborero: “quien dirige la dinámica del baile, señalando los cambios de mudanza, mediante indicaciones que realiza con el tambor, coordinando tanto el cambio de paso, pulsación, intensidad y articulación de la música que acompaña la danza. Esta labor la realiza a través de códigos de movimientos que ejecuta con el tambor” (SIGPA, 2011b).

  • Identificador SIGPA: CI304
  • Fecha de registro: 15-05-2013
  • Tipo: Cultor individual
  • Género: Masculino
  • Comuna: Til Til
  • Region: Metropolitana de Santiago
Ubicacion
Fotografías