Uberlinda Inés Vera Jofré
Artesanía de Coronas Fúnebres Pampinas / Hojalatera
Pozo Almonte, Tarapacá

Nacida en la oficina salitrera Victoria en 1951 en la región de Tarapacá, Uberlinda es una fiel representante de la mujer pampina, lo que expresa en la confección de coronas de flores de papel y hojalata, que es parte del arte funerario de la cultura pampina.

Esta tradición se remonta al tiempo de los primeros asentamientos humanos organizados en torno a la explotación del salitre en pleno desierto de Atacama. Bajo un sol abrasador, y gracias a las manos y el ingenio de decenas de mujeres, los cementerios de las salitreras semejaban vívidos campos floridos, llenos de colorido. Pero junto con el cierre de las oficinas salitreras, cada vez fueron menos las personas que continuaron con esta tradición y hoy, Uberlinda es una de las pocas mujeres que sienten que hacer estas flores es como volver a los años de la época del salitre y que su elaboración es una demostración del amor y el apego a la cultura pampina.

Uberlinda realiza esta práctica hacer alrededor de 30 años, siendo una referente para varias personas que desean continuar con la tradición y que por costos y disposición no han logrado conseguir un lugar apropiado para el entrenamiento cotidiano. Es así, como ha sido un ejemplo en la constante lucha por preservar y transmitir la cultura pampina, que la ha llevado en instancias a reunir a varios pampinos en pos de la reconstrucción y charlas de la época.

En su afán de mantener viva esta cultura y tradición, ha sido Presidenta de la Corporación Nacional Hijos del Salitre, obteniendo importantes resultados en la restauración y preservación de infraestructura de las oficinas salitreras. Además, fundó el grupo de pampinos denominado Hijas del Salitre, instancia única para unir y revivir a las familias que quedan en el sector, donde el sueño anhelado es mantener la verdadera identidad de la pampa.

"Nosotros los pampinos valoramos el cementerio antiguo, el primero de Pozo Almonte. Ahora está todo en ruinas, lo bueno es que todos los años para noviembre uno vuelve a pintar las flores y se vuelve a remozar, porque este material dura harto, uno lo pinta y se ve bonito. Hoy la gente pampina está ya muriendo y con ella la tradición salitrera, ya no existe la tradición salitrera... esta tradición de hacer coronas ya no va más". (Uberlinda Vera Jofré, 2012)

Reconocimiento Tesoros Humanos Vivos 2012


Obtiene el Reconocimiento Tesoro Humano Vivo por mantener la tradición pampina salitrera de la elaboración de coronas de flores en hojalata, papel seda y papel crepé, manifestación presente en el ajuar funerario de múltiples culturas populares y pueblos indígenas de nuestro país.

Ubicacion
Fotografías
Videos