Nacido en Yoncabén, comuna de Vichuquén.

En su familia también su padre , su abuelo y su tío Luis Farías Navarro conocen el oficio.

En sus palabras: “Antes la pega era más sacrificada, era más que nada a pura fuerza y las herramientas no eran tan importantes. Por ejemplo antiguamente colgaban un tarrito y la pasaban a puro tarro, ahora uno hace un túnel con un tapón o una motobomba y el agua pasa directo. Mi abuelito trabajaría unos 15 años atrás y ya había cambiado, por ahí me imagino que empieza eso”.

Sobre el oficio cuenta: “Primero hay que sacar el agua a fines de octubre cuando empieza la temporada y luego hay que dejar un poquito para que el pasto se cueza y se ablande. Después hay que meterse dentro, amontonarlo en unas líneas para que se oree un poquito y luego amontonarlo con unas palas. Luego, como se hace barro hay que ir sacándolo con carretilla. De ahí se tiene que pensar en las piezas que se van seleccionar como creadoras de sal: esas hay que tenerlas más o menos un mes para que consuma toda el agua el mismo barro. Después se empieza a añejar el agua directo de la laguna, entonces se pasa el agua de un cuadrito a otro, así el agua se sala cada vez más de cuadro en cuadro. El último cuadro es el recocedor, donde se hace que el agua se evapore y se forme una esterilla de sal, unos 2 o 3 días para que se evapore un poquito. Después, se sigue el mismo proceso detrás para que no se seque el cuadro y armar los cuarteles. Si se seca, se pierde la cosecha, se pega en el barro. Teniendo un cuartel con sal, se deja más o menos un mes engrosando. Y ya con un mes (de buen tiempo y con el peligro de que la sal se hele y se ponga amargosa). Si el cuadro se da, ahí hay que levantarse temprano y echar un poco de agua, dejarla con un poco para que no se pegue e ir haciendo los montones. Una vez cosechado el cuadro, se estruja la sal y luego se carga y amontona en un terreno fijo. A ese cuadro se le echa agua directo de la laguna para que se deshaga y se haga barro y luego viene el proceso nuevamente de raspar el cuadro. Luego de 20 días, para que esté bien seca, está lista para vender (…) Los más jóvenes se encargan de la parte de sacar la sal, no de cosecharla porque el pulso es muy importante: si se corta barro baja mucho la calidad de la sal”.

“Con todos de los de por aquí entre Lo Valdivia y Yoncabén. Compartimos apoyo, ayuda, hacemos un asadito, todo lo que es parte del trabajo que también incluye recrearse y socializar”.

  • Identificador SIGPA: CI3192
  • Fecha de registro: 30-05-2018
  • Tipo: Cultor individual
  • Género: Masculino
  • Comuna: Vichuquén
  • Region: Maule
Ubicacion
Fotografías