Luis Hernán Ortúzar Araya
Sagrada Familia, Maule

Nacido en Providencia, Santiago, Luís Ortuzar, conocido como el Chincol, es poeta popular, cantor a lo humano y divino, y payador popular.

Vivió de pequeño en la localidad de Chequenlemu, región del Maule. Cuando tenía ocho años, comenzó con su gusto por el canto y poesía popular. Aprendió el arte del cantor popular de su tío, Emiliano Bravo Contreras, quién le enseñó algunos versos y a tocar la guitarra. Una de sus primeras melodías que aprendió fue la Huemulina.

Con el tiempo se fue interesando más y más por la poesía y terminó por enamorarse de ella. Luego, empezó a componer sus propios versos y décimas, además de canciones, cuecas, brindis, etc., y posteriormente empezó a improvisar convirtiéndose en payador. Siempre alterno su canto junto con otras actividades en el campo y que le servían para mejorar sus ingresos, como por ejemplo, dedicándose a hacer carbón.

Se hizo popular como cantor y payador en la comuna de Rauco donde residió por casi veinticinco años. Por esta razón, es conocido nacionalmente como “El Chincol de Rauco”. Hoy vive en la comuna de Sagrada Familia y sigue recorriendo la región y el país llevando su canto y poesía. También ha tenido la oportunidad de presentarse internacionalmente, su canto lo ha llevado a países como México y Argentina.

“Se necesita el reconocimiento de la poesía popular chilena, que es la raíz y la madre del canto popular, en la voz de los poetas populares y los payadores. Eso es lo que falta que se reconozca, la raíz, la fuerza del canto, porque en la raíz esta la vida de todo árbol, la raíz del canto se llama poesía popular” comenta. “Las tradiciones, del país que sea, es la identidad del propio país, no tiene color político, religioso ni nada, lo que falta es que sea bien mirado, con los ojos sanos que la cultura tradicional de cada país se merece”.

También comenta: “Todo país necesita su cultura, necesita sus tradiciones, necesita su identidad (…) El canto, la alegría popular, es el alma de los pueblos, y las autoridades son autoridades de los pueblos, y el alma del pueblo se llama tradiciones, canto, poesía, costumbres, dichos, palabras, a veces, sencillas pero de un sentido profundo (…) Si eso muere algún día, seremos un pueblo muerto (…) En Argentina, por ejemplo, hay un decreto que obliga a las emisoras radiales a emitir una hora diaria de folclor tradicional”.

Otro de los afanes del Chincol, es la formación de nuevos cantores a lo poeta en la región, por sus talleres han pasado muchos cultores populares que se han interesado por la poesía y el canto, como por ejemplo, Mauricia Saavedra, Jorge Castro, Juan Barra y Manuel Díaz.

  • Identificador SIGPA: CI1273
  • Fecha de registro: 23-10-2013
  • Tipo: Cultor individual
  • Género: Masculino
  • Comuna: Sagrada Familia
  • Region: Maule
  • Destacado Tesoro Humano Vivo 2013
Ubicacion
Fotografías
Videos