Vive hace alrededor de 50 años en Yoncabén. Nació y se crio en Boyeruca, se a Yoncabén luego de casarse.

Se desempeña como salinero desde hace 60 años, venía desde Boyeruca a trabajar. Actualmente se dedica a la cosecha de espumilla.

Dentro de su familia también se dedican a la extracción y producción de sal de mar sus hijos Eugenio y Luis, y su nieto Miguel.

Sobre el aprendizaje del oficio indica que “Al que más le aprendí se llamaba Egidio Guerra, un muy buen amigo de cuando era joven (…) Arena Gruesa se llamaba la primera salina donde trabajé, en el Zapallar acá cerca de Yoncabén. Primero como ayudante, porque es el que más aprende. Y ahora sigo así, no soy dueño ni dependiente.”

Sobre la devaluación de la sal de mar narra que “Entre la ley del presidente Frei Montalva y con la sal de mina, mataron el precio de la sal de mar. Sacábamos mucho, entonces tuvimos que bajar mucho el precio de los sacos y venderlos a quien fuera. Ahora está más cara y eso le ha hecho bien al oficio (…) Ahora que la sal vale más, se han incorporado más cabros, porque se gana buena plata. No se sabe porque las salinas son aventureras, así como puede subir puede bajar, pero está buena la plata ahora”.

Sobre las herramientas del oficio: “Las palas las hacen ellos mismos, de roble, de eucaliptus. Al gusto de ellos, o al gusto de uno (…) La palmeta, para apretar los cuarteles, y hacer que cuaje, uno venía y los palmeteaba un ratito, con suavidad. Algunos no son tan prolijos y llegaban y la golpeaban”.

Sobre los cambios en la conectividad cuenta que “Antes el camino no estaba aquí, iba por la orilla hasta abajo para la laguna. Antes sólo había caballo, y era muy dura esta vida antes. Si llegaba a morir alguien había que llevarlo por los cerros a pie pelado a Llico en una engarilla al hombro (…) El cambio en el camino ha servido porque ha facilitado que haya más turismo, entonces así llega la gente y nuestro trabajo es más visible”.

En relación a las proyecciones del oficio indica que “Aquí se vende así no más, a la orilla de las salineras. En otros lados tienen de todo, si no le compran una cosa le compran la otra. (…) Es importante que cuidemos esto de los empresarios grandes, porque es algo único para nosotros en el país y probablemente en el mundo. Entonces esta producción tiene que permanecer así, artesanal”.

Define el ser salinero como "un oficio lindo, que no es mandado por nadie, trata de cosechar la sal y vivir tranquilo”

  • Identificador SIGPA: CI3191
  • Fecha de registro: 30-05-2018
  • Tipo: Cultor individual
  • Género: Masculino
  • Comuna: Vichuquén
  • Region: Maule
Ubicacion
Fotografías