La Picá del Muertito

Picada

Gastronomia
Documentado por: Dirección Regional Arica y Parinacota

Reseña

Inaugurada el 1 de noviembre del 1974 por Don Jaime Tapia y su señora Doña Aminta Lobos, “La Picá del Muertito” se ha convertido en uno de los locales gastronómicos más conocidos de la Región de Arica y Parinacota, obteniendo el cuarto lugar en el concurso de las mejores picadas de Chile organizado por el Consejo Nacional de la Cultura el año 2012.

El matrimonio Tapia Lobos, que hoy día sigue trabajando en el local, llegó a la región nortina en el año 1971 en busca de un futuro mejor. Después de varios empleos, la familia Tapia decidió adquirir un terreno cercano al Cementerio de Azapa, conocido por ser el cementerio en uso más antiguo del mundo. Para ese entonces, en el poblado de San Miguel de Azapa vivían poco más de 10 familias esparcidas por el valle.

Desde su casa Don Jaime y Doña Aminta podían divisar los entierros que frecuentemente se celebraban en el cementerio y las procesiones fúnebres que desfilaban frente a su casa. Así fue como se percataron de la necesidad de ofrecer diversos productos a los deudos cada vez que se realizaba un entierro. Por esta razón, Don Jaime y su esposa decidieron abrir un almacén para vender velas, flores, bebidas y diversos comestibles, el cual poco a poco, y debido a la cada vez mayor demanda, se fue convirtiendo en un local de comida.

En un principio, “La Picá” (como se conocía antiguamente al local), era un patio de tierra con una ramada de maracuyá, un horno de leña, un fogón de campo y un mesón con bancas pegadas al piso. En él, servían empanadas, pasteles de choclo, picarones y bebidas para los visitantes. Poco a poco, el local fue creciendo y aumentando su oferta, hasta convertirse en La Picá del Muertito que hoy todos conocen, y cuyo nombre, tan peculiar como representativo, sirvió para darle un sello especial al local.

La Picá del Muertito, a pesar de los cambios que ha tenido durante sus casi 40 años de existencia, no ha dejado de ser la picada familiar y campestre de sus inicios. Los platos que día a día elabora el matrimonio Tapia Lobos, junto con la ayuda de sus hijos y nietos, se caracterizan por ser abundantes, caseros y elaborados con mucho cariño y respeto por sus fieles clientes venidos de todas partes del mundo.

Sus especialidades, como en un principio, siguen siendo el pastel de choclo y los picarones; aunque no debemos olvidar otras delicias como el tradicional costillar de cerdo, la cazuela, el sándwich de carne mechada, las típicas empanadas, las sopaipillas (y las originales sopaiqueso); además de los platos típicamente locales como el picante de pollo, el picante de guata-pata-charqui, o los jugos naturales de frutas del valle, entre otros muchos.

Sin duda, los halagos y distinciones que este local ha obtenido, han sido fruto del esfuerzo y dedicación que la familia Tapia Lobos ha cultivado durante tantos años, unido al anhelo de mantener viva su tradición culinaria familiar, logrando de esta manera un éxito que nunca esperaron y que aseguran haber conseguido sobre todo por “hacer las cosas bien hechas”.

Propietarios

  • Folio CNCA: 858

  • Tipo: Establecimiento Gastronómico

  • Fecha de registro en SIGPA: 07-11-2013

  • Ubicación: Región de Arica y Parinacota - Arica

  • Fecha de fundación: 1 de noviembr

  • Categoría: Picada

  • Visto 557 veces

  • Galería de imágenes

    mapa de ubicacion

    cooperaron con este registro

    Sugerir Revisión