Fiesta Religiosa de San Sebastián en Meliquina

fiesta popular
Documentado por: Salustio Iván Saldivia Donicke

Reseña

Desde hace 88 años, cada 19 de Enero, como ha sido tradicional, se reúnen los vecinos de la comunidad católica de Meliquina para preparar el espacio ceremonial.

Se realiza la limpieza y corte de pasto del terreno alrededor de la Capilla, en especial, del zócalo, que sirve de pedestal para ubicar la imagen del Santo y altar de concreto, construido para realizar la Misa al aire libre. Con un arco de flores de vistosos colores se engalana el zócalo.

El 20 de Enero, cuando el sol se encumbra sobre los cerros de la Cordillera Costera, la imagen del Santo es trasladada desde el interior de la Capilla hacia el zócalo, ubicado en el patio.

También con las primeras luces, lentamente comienzan a llegar hombres y mujeres adultos, en su mayoría pequeños agricultores que acompañados de sus hijos asisten a la Festividad. Se reúnen frente a la imagen del Santo, provienen obviamente de Meliquina, pero, también hay vecinos y vecinas de localidades como Liucura, Pumillahue, Madre de Dios, Pudoco, Trana, Pichitrana, Raluya, Calel, Rucaco, Huifco, Ciruelos, Pon Pon, Lanco, Máfil y San José de la Mariquina.

Los fieles llegan motivados para solicitar la intervención de San Sebastián para un favor pedido o se congregan para pagar sus mandas, ya sea, a través donaciones en dinero, presentación de arreglos florales o velas encendidas, las que disponen en los contenedores para tal efecto o mantienen en sus manos.

A eso de las 11:00 hrs., arriba el sacerdote oficiante, quien después de saludar a los presentes, inicia las Confesiones, para lo cual se ubica en una de las orillas del amplio patio. En tanto, los asistentes -que suman decenas- dialogan animadamente, siendo sus conversaciones interrumpidas con canticos religiosos y la oración del Rosario.

En tanto, cerca de la imagen de San Sebastián se ubica una pequeña mesa, en la que se venden a beneficio de la Parroquia, diversos artículos religiosos, como rosarios y estampitas que al final de la Misa serán bendecidos por el sacerdote oficiante.

Terminada las Confesiones, a eso del mediodía, el sacerdote oficia la Misa, oportunidad en la que también se realizan Bautismos y Primeras Comuniones.

El sacerdote inicia la celebración religiosa con los Ritos de Apertura, que incluye un saludo a los asistentes, pidiendo que se identifiquen en la medida que se nombran diferentes localidades de la Comuna y de territorios aledaños a Mariquina. La Misa continúa con las Liturgias de la Palabra y de la Eucaristía.

Cuando la Eucaristía concluye, se da paso a la procesión de la imagen del Santo. Los fieles salen al camino, 4 hombres portan el anda que lleva al Santo engalanado y la romería -encabezada por el portaestandarte de la Comunidad Católica de Meliquina- avanza entonando himnos y oraciones, caminando unos 360 metros desde la Capilla hasta llegar cerca del Cementerio de la Comunidad Indígena Epu Mapu, donde la procesión se detiene, oportunidad que los fieles aprovechan para realizar algunas plegarias y peticiones, en este lugar -como es tradicional- el sacerdote bendice a los difuntos que se encuentran en el CampoSanto, como también los sembradíos y los animales. Después, los feligreses regresan a la Capilla y retornan la imagen del Santo al zócalo. Continuando las manifestaciones de agradecimiento y rogativas de favores.

Por último, la etapa final de la Misa, supone el Rito de Despedida, momento en que el sacerdote hace la bendición final a los asistentes y la Animadora de la comunidad Católica de Meliquina agradece la asistencia de los fieles.

Como ha sido habitual, terminados los actos devocionales de la Festividad, algunas familias, aprovechan la oportunidad para compartir alimentos, que ellos mismos han preparado o comprar los que se ofrecen, a beneficio de la Escuela Rural de Meliquina o de la Comunidad Católica local. A la par que hombres y mujeres entablan animadas conversaciones.

Durante la tarde, las decenas de feligreses, paulatinamente se dispersan por el camino, para volver a sus hogares.

El 21 de Enero, la imagen de San Sebastián se mantiene en las afueras de la Capilla, pues, aunque en un número reducido, los fieles continúan llegando. Al terminar el día, el Santo vuelve a su casa de siempre. La Fiesta, una vez más, ha concluido por este año.


La Festividad de San Sebastián, en la localidad de Meliquina, tiene un origen misional, pues, sus inicios se remontan a 1928, año en que San José de la Mariquina, constituía una Estación Misional, pues, era punto de partida para incursiones de evangelización a diferentes localidades las actuales Regiones de Los Ríos y La Araucanía. En esta época, la Estación Misiones estaba a cargo del Padre Capuchino Mamento de Waging.

Si bien, periódicamente, los misioneros Capuchinos realizaban visitas a la localidad con el fin de evangelizar a los habitantes, recién en Octubre de 1927, se bendice la primera Capilla de la comunidad, por parte de Monseñor Guido Beck de Ramberga.

Un año después, en 1928, se inició la veneración a San Sebastián en Meliquina, cuando José Ángel Arriagada Mora, vecino de Pudoco, como pago de una manda, donó a la Capilla la imagen del Santo. Apadrinaron la imagen del Santo, la Sra. Ofelina Sepúlveda y el Sr. Otto Krugman.

  • Folio CNCA: 2696

  • Tipo: Fiesta Popular

  • Fecha de registro en SIGPA: 25-05-2016

  • Ubicación: Región de los Rí­os - Mariquina

  • Fecha de inicio: 19/01/2017

  • Fecha de término: 21/01/2017

  • Día principal: 20/01/2017

  • Visto 582 veces

  • Galería de imágenes

    mapa de ubicacion

    cooperaron con este registro

    Jorge Maldonado Soto
    Sigpa
    Sugerir Revisión