Festividad Religiosa Nuestra Virgen del Rosario del Carrizo

fiesta popular
Documentado por: Dirección Regional Atacama

Reseña

La celebración de esta Festividad del Carrizo se hace remontar a comienzo de 1882, antecedente que se otorga un notable arraigo histórico. Por sobre todo, cabe mencionar la minería como generadora de la actividad más característica de la región, principalmente de cobre, aquí se multiplica tras un yacimiento de plata que surge como emblema “El Carrizo”, cuyo descubrimiento se remonta a 1816. Los hombres se estos rincones tienen poblada la memoria de recuerdos mineros estremecidos de incertidumbres y peligros.

Un viaje que resulta inolvidable cuando implica una dosis de aventura y conlleva a una experiencia extraordinaria, Nos adentramos al Valle del Huasco desde Vallenar hasta la proximidad de la cortina del embalse Santa Juana. En el sector de camarones (del río), al sur de donde estuviera la desaparecida estación ferroviaria Pero León Gallo, se encuentra labrada en estrecho roquerío la desembocadura de la quebrada Camarones. El punto también pudiera ser la quebrada de Camarones. El punto también pudiera ser tomado, si vamos de subida, como el portón pétreo de un laberinto serrano, potente y hermoso aún en un año tan seco como el 2012. Allí dentro está la inconfundible quebrada de El Carrizo.

Es ahí alrededor de árboles autóctonos, se cumple cada año, el primer sábado y domingo de octubre, la más singular manifestación de religiosidad popular en la Provincia del Huasco.

Esa singularidad proviene de su ubicación en una quebrada solitaria, en un oasis de esa quebrada que resiste la sequía persistente.

No hay pueblo en el sitio ni en la cercanía. Sólo se ven aglomeradas instalaciones ligeras para alojamiento. Pero el lugar permanece sin un alma. Nos ha tocado verlo así, al caminar en busca de rastros indígenas y hemos creído encontrar vestigios de las ánimas. La fe entonces golpea el espíritu con la fuerza que despierta la soledad.

Más con la llegada de la fiesta, el espacio, visitado ocasionalmente por tordos, tencas y golondrinas y rozado por el rumor de pimientos y sauces, se llena de júbilo de voces y pasos.

Si antes arribaron en tropas, a caballo o a pie por rutas estrechas, hoy los peregrinos llegan por camino llano y amplio en vehículos cada vez más cómodos. María del Rosario, La Virgen, es la gestora de la convocatoria música. Ella, la Purísima, y de la Inmaculada Concepción, es sinónimo de devoción y encuentro. Todavía hoy, más que nunca hoy, por su universal valor de madre y por sugerir su figura luminosa el cristiano cultivo de conciencia.

Cita de gente sencilla, con el motivo más entrañable de sus creencias, en el escenario que ya conocieron sus mayores, que sabe de hermosura primaveral cuando en el año llueve.

Hemos de reconocer el papel primordial del baile danza de El Carrizo para sostener y dar continuidad a la fiesta en honor a la Virgen del Rosario por tanto tiempo. Empresa de fe popular, habrá de sustentarse siempre primero en la devoción mariana auténtica y en la capacidad de organización del grupo. El pueblo sabe manejarse por la causa inspiradora. Generaciones de creyentes han sostenido en el tiempo, por medio del baile, la celebración de María en la montaña, en este paraje tributario del Huasco. Ella es la primavera eterna. En el grado de observación de sus preceptos, podrá medirse en profundidad la dimensión de su sentimiento religioso.


El canto a lo Divino lo trajeron los jesuitas en el año 1600, quedando enraizado en los campesinos. Este canto viene de los Salmos y se canta en décimas que las personas antiguas memorizaban o ellos mismo creaban. El Rey David fue el primero que lo cantó como alabanza a Dios, y desde entonces la gente minera-campesina lo conservó usándolo en víspera de cualquier acontecimiento religioso. En sus hogares realizaban novena de la imagen como a su llegadas acompañándolas de este Canto a lo Divino con mucho recogimiento, fe y devoción. Son versos aprendidos y creados, traspasados de generación en generación.

En la festividad religiosa en El Carrizo, hubo un grupo de mujeres que se encargaban de realizar este canto en las novenas y en la procesión, tanto n la salida. Ellas fueron Natalia y María Sandoval, Rosa Trujillo, Juana Pizarro y Dionisia Zapeda. También en algunas oportunidades lo hicieron Ignacio Varela, Juan Asencio Navea y Jorge Miranda. Actualmente en nuestra comuna, nadie lo realiza.

Tanto para su organización como para la continuidad del Baile Religioso Danza, numerosas personas han cumplido distintos roles y funciones, en su mayoría pasados de una generación a otra. El reconocimiento a los mayores y antepasados que han legado esta herencia es fundamental para que las nuevas generaciones continúen esta tradición.

Destacan por ellos, dos funciones de gran importancia para la fiesta religiosa:

El Patriarca
Rol cumplido por el Seños Ramón Portilla Cortés, quien tuvo la responsabilidad de:
• Cuidad el entorno de la localidad.
• La ubicación de los animales troperos o vehiculares.
• Autorizaba que parte de los pimientos cortar..
• Coordinaba con las personas que se instalaban con cocinería o ramada, con horarios estimativos.

El Caporal o Guía:
Que existió desde los inicios de la fiesta religiosa. Rol ocupado por el Señor Martín Duarte y Juan Carmona. Sus responsabilidades fueron:

• Coordinar con los integrantes del baile religioso los horarios y actividades a realizar.
• Coordinación con el sacristán para el programa de misas.
• Guiar el baile religioso en su presentación, y tener un espacio suficiente para el baile religioso.

  • Folio CNCA: 2620

  • Tipo: Fiesta Popular

  • Fecha de registro en SIGPA: 21-01-2016

  • Ubicación: Región de Atacama - Alto del Carmen

  • Fecha de inicio: 1882

  • Fecha de término: Vigente

  • Día principal: Primera semana de Octubre

  • Visto 445 veces

  • Termino de Actividades

  • Galería de imágenes

    mapa de ubicacion

    cooperaron con este registro

    Jorge Maldonado Soto
    Sugerir Revisión