Reginaldo Freire Valenzuela

Componedor de huesos

cultor individual
Documentado por: paz jones

Reseña

Reginaldo Freire Valenzuela, conocido como "Don Regi" ha desarrollado por más de 40 años en la comuna de Tirúa ,la labor de componedor de huesos o Ngütamchefe, su trabajo comienza en los tiempos en que la comuna contaba con prestaciones de salud occidental muy básicas, con la presencia de sólo algunas postas rurales atendidas por paramédicos y con visitas poco frecuentes de médicos desde Cañete, a lo que se suma las grandes dificultades de acceso para llegar al centro de salud, por lo que la gente prefirió el sistema de salud mapuche, manteniéndose actualmente.

Don Reginaldo a diferencia de otros componedores aprendió de forma autodidacta, cuando tenía solo 22 años se vio con la necesidad de componer un dedo de un amigo, experiencia que permitió que se diera cuenta, que poseía una habilidad innata para palpar y arreglar huesos que salieran de su lugar, y ahí en adelante nunca más dejo esa labor perfeccionándose a través de los años. Actualmente atiende en su hogar en el sector la huella, que queda a 6 kilómetros desde la caleta Quidico hacia la cordillera de la costa, sín ser mapuche, participa de la Comunidad María Colipi del sector donde vive.

La labor del componedor de huesos: Don Reginaldo se enfoca en el manejo de fisuras, luxaciones y esguinces y problemas de orden músculo esquelético; patologías que para una atención en la medicina occidental deben ser derivadas en la mayoría de las veces al Hospital de Cañete, frente a esta situación la gente de la comuna prefiere acudir a los componedores de huesos de su sector, siendo este el más reconocido y visitado por la comunidad, incluso llegando a recibir visitas desde otras ciudades del país como Concepción, Temuco y Santiago, debido a su conocimiento y experiencia además de la gran capacidad de acogida, carisma, profesionalismo y calidad de atención.

Don Reginaldo Freire fue además uno de los precursores del trabajo de salud intercultural del Cesfam de Tirúa, donde se logró una alianza entre los profesionales de la salud de la comuna (médicos, kinesiólogos, matronas) con los agentes de salud mapuche los Ngütamchefe o componedor de huesos siendo todo un éxito. Destaca la gran disponibilidad de don Reginaldo para compartir sus conocimientos con su par en la salud occidental: el kinesiólogo, llevando a cabo un gran trabajo en conjunto de contratransferencia de pacientes. Cabe destacar a la vez que don Reginaldo es el componedor de huesos más reconocido de la comuna por su buena atención y resolución frente a problemas de ordenmusculo esquelético, fue el primero en aceptar la alianza de trabajo propuesta por el equipo de salud intercultural, ofreciendo todo su apoyo.

La labor del componedor de huesos es tan antigua como la sabiduría del entorno en que se gestó, es decir, la cosmovisión mapuche. Es un cúmulo de conocimientos adquiridos a través de cientos de años. Una comprensión del cuerpo humano y animal (muchas veces ciertas partes del humano se asimilan a partes de animales) que no sólo llevan consigo la sanación inmediata del paciente sino que también, la restauración de la armonía fisiológica. En algún momento este conocimiento se extendió por gran parte de la zona Sur de Chile y Argentina, transmitiéndose oralmente y enriqueciéndose por la experiencia que daba la práctica de cada cultor individual.

Sin embargo, la llegada de la medicina occidental dejó a un lado la experiencia y tradición de los componedores, relegándolos a una suerte de clandestinidad, poniendo en grave peligro el patrimonio inmaterial del que eran portadores y dejando la función del componedor aislada en lugares rurales. Aun así, hay personas que se han mantenido firmes en su colaboración a la salud tradicional y siguen practicando la labor de componedor, ayudando a muchas personas que no han encontrado solución en el colapsado servicio de salud público. Este saber ancestral hoy está en vías de extinción, pues los jóvenes no están interesados en este tipo de conocimientos tradicionales y las personas que lo practican necesitarían mucho tiempo para traspasar la gran cantidad de experiencias a las nuevas generaciones. Esto no quiere decir que sea imposible, pero si lo hace muy improbable.

  • Folio CNCA: 2524

  • Tipo: Cultor Individual

  • Fecha de registro en SIGPA: 05-11-2015

  • Género: Masculino

  • Ubicación: Región del Bío - Bí­o - Tirúa

  • Fecha de nacimiento: 11/05/1937

  • Lugar de nacimiento: La Huella

  • Dominios específicos: Componedor de huesos

  • Visto 997 veces

  • Destacado Tesoros Humanos Vivos 2014

  • mapa de ubicacion

    cooperaron con este registro

    Jorge Maldonado Soto
    Sugerir Revisión