Pascual Arnoldo Cifuentes Cabezas

Minutero

cultor individual
Documentado por: paz jones

Reseña

Don Pascual Cifuentes, es uno de los personajes más típicos de Yumbel, es el fotógrafo de la Plaza de Armas, quien con sus caballos y novillos, se ubica frente a la Iglesia San Sebastián, y fotografía a adultos, jóvenes y niños montados en sus caballos, simulando un rodeo.

¿Desde cuándo se dedica a la fotografía?
Desde el años 70, bien joven, yo tenía como 20 años.

¿Qué lo impulsó a ser fotógrafo?
Primero partió como una necesidad de trabajar, yo tenía esa parte artística de hacer fotografía, me compre una máquina y me puse a probar, y me fue resultado y lo único que he hecho, y cada vez con más intensidad, es tomar una foto, porque me gusta hacerlo.

¿Cómo empezó y cuándo supo que la fotografía era su vocación?
Primero que todo tenía esa parte artística de hacer fotografía, necesitaba trabajar y era lo que más conocía en ese momento, pero a mí me gusta hacerlo, me gusta lo que hago, he visto a otros colegas que cuando se cuelgan una cámara al cuello como que andan avergonzados, como diciendo esto no es para mí.
Yo me saco la cámara y me siento una persona común y corriente, me pongo la cámara y me siento identificado en la sociedad, el carnet dice que me llamo Pascual, pero la identidad social, que es lo que hago en la sociedad, soy fotógrafo.

¿Cómo logra esa identidad social de la fotografía, como se pudo insertar en este oficio?
Mira como todas las cosas mirando, primero tenía la necesidad de tomar, me llamaba mucho la atención de cómo era esto, quería saber cómo se hacía, como era, entonces me empecé a preocupar, a leer libros, estudiar toda la parte teórica y los textos me fueron diciendo, y cada vez fui conociendo más de la fotografía.

En la época de los años 70, aquí llegaban fotógrafos solamente de Santiago de Chile para las fiestas religiosas, trabajaban 2 ó 3 días y se iban, y la plaza quedaba desocupada y no quedaba ningún fotógrafo, entonces yo dije, a esas alturas del partido, bueno y por qué no puedo yo ir a la plaza, y me quede yo, y ahí entendí la mecánica de la fotografía, comenzamos a procesar, a hacer fotos, todo ese tipo de cosas.

Le fui tomando un cariño al cuento y prestando una labor que la comunidad de Yumbel en esa época quedaba huérfana, o sea no tenía fotógrafo, para tomar una foto había que viajar a otra comuna.

La fotografía ha ido evolucionando, ¿Y usted cómo se adaptó a los nuevos tiempos?
Bien, fue un paso natural, porque además tuve la suerte de que en los años ochenta, viene el advenimiento entre el blanco y negro y el color, que aparece con esa máquina fantástica automática que es la Polaroid, que no podía ser más fantástica, porque realmente en un minuto llegaba una foto plasmada en color y eso para mí era altamente rentable, no necesitaba ni caballo, la gente hacia fila para que les tomara una foto a color, fue una locura, y en mi caso más me incentivo, porque uno empieza a ver que su trabajo es requerido, sigue avanzando la tecnología, pero para mí es un paso natural más, y los avances te ayudan a sacar las fotos te ayudan a hacer el trabajo.

¿Usted sólo se dedica a sacar fotos acá en la Plaza?
Yo también recorro las fiestas religiosas, voy a Copiapó para febrero, por ejemplo para los 18 estuve yendo fijo a la Pampilla de Coquimbo, ahora me voy a Copiapó o Calama, me voy hacia el sol.

Y en las ciudades en las que generalmente participo de los aniversario son: Valdivia, Puerto Montt, Castro y Coyahique, y alterno algunos inviernos y me voy al festival de la nieve en Punta Arenas, hay que ponerle color aunque cueste.
En pueblitos chicos como Yungay, Cañete, Los Álamos, pero no tan frecuente, porque coinciden muchas fechas con las celebraciones de Yumbel, entonces no puedo participar. A todos lados llevo el rodeo, que son 2 caballos y el novillo.

¿Por qué lleva siempre su rodeo para donde va?
Cuando tenía como 21 años, me dijeron que fuéramos a Valdivia, fui con vergüenza con los caballos, yo pensaba que como me iba a ir a meter allá con estos caballos, si allá tienen campo y crianza de animales para media luna.
Igual fui, recuerdo que fue un 2 de febrero, llegué, me instalé en la plaza, y de repente aparece un padre con su dos hijos pequeños, se acerca y me dice esto es lo que yo quería, le pone los sombreros y las manos a los niños y me dice sáqueme la foto.

Luego, me da la explicación, y me dice mire yo en mi campo tengo novillos para media luna, caballos corraleros y media luna, pero yo quería a mis hijos a esta edad vestidos en una corrida correctamente, pero en mis caballos no los puedo subir, porque se da media vuelta y se mata el niño, y yo dije esta es la mía, y entonces me fui a todas las plazas con mis amigos.

Fuente: Diario La Tribuna

  • Folio CNCA: 2489

  • Tipo: Cultor Individual

  • Fecha de registro en SIGPA: 28-10-2015

  • Género: Masculino

  • Ubicación: Región del Bío - Bí­o - Yumbel

  • Fecha de nacimiento: 25/12/1948

  • Lugar de nacimiento: Yumbel

  • Dominios específicos: Minutero

  • Visto 356 veces

  • Destacado Tesoros Humanos Vivos 2015

  • Galería de imágenes

    mapa de ubicacion

    cooperaron con este registro

    Jorge Maldonado Soto
    Sugerir Revisión