Eva Lopez Quispe

Tejido a telar

cultor individual
Documentado por: sandra isabel pastenes muñoz

Reseña

Eva López elabora tejidos en diversos tipos de telares, el de fajas para cintillos y fajas de hilado fino, cintura para servilletas ceremoniales y talegas, telar horizontal de cuatro estacas para tejer vestidos y paños cuadrados que sirven para cargar guaguas o mercancías en la espalda y el horizontal grande para hacer frazadas, alfombras y cubrecamas. Utiliza técnicas y diseños ancestrales aprendidos y transferidos a través de tradición oral familiar, de generación en generación. Utiliza para el hilado, el uso manual. Se inicia en el telar de cuatro estacas y posteriormente va incorporando otros tipos de telares para la elaboración de prendas.

Utiliza preferentemente una adecuación del telar de cuatro estacas. Dicha adecuación consiste en colocar en altura el tejido, reemplazando las estacas por maderas sostenidas en una estructura rectangular, también de madera, lo que permite trabajar sentada en silla y no de rodillas sobre la superficie del suelo. Lo anterior, facilita el desarrollo del trabajo, logrando mayor eficiencia y comodidad sin perder las técnicas originales. Las fibras utilizadas son provenientes de llama y cordero, teñidas con tintes minerales que permiten realzar diseños tales como: corazones, zigzag, ojitos de perdiz, choritos, abejitas, zorritos, oréganos y zapitos, en las distintas prendas. Aguayos y frazadas, constan de dos campos tejidos en una misma secuencia, las que calzan a la perfección. Los diseños señalados, se encuentran presentes en colecciones textiles provenientes de las culturas originarias del altiplano, que se guardan en museos y depósitos. Utiliza la técnica de payado (cuenta de hilos) y como implemento auxiliar, la iyahua (un tipo de lizo)

Se especializa en la confección de chuspas, fajas y aguayos de uso ceremonial y también prendas de uso cotidiano, como frazadas, chales, etc. constituyéndose como la única tejedora que posee y utiliza técnicas ancestrales, en Calama y Alto Loa. En las prendas ceremoniales, aplica la terminación de auquipado que es un sobre tejido, dentro del mismo tejido, proporcionando un cierre perfecto y armónico.

Eva López teje desde los 12 años a la fecha. La influencia de su conocimiento y de sus productos se registra en toda la provincia, en tanto, ha impartido talleres de transferencia de sus conocimientos y es la principal generadora de prendas ceremoniales utilizadas en ceremonias y fiestas tradicionales del altiplano. Comienza a incorporar conocimientos de hilado desde su más temprana edad y comienza a tejer desde los 12 años, elabora textiles y ha realizado innumerables transferencias de técnicas y diseños ancestrales, a través de talleres financiados por INDAP, CONADI y otras instancias, en toda la provincia de El Loa.

Ha participado en ferias nacionales tales como la Feria de la Mujer Indígena, la Feria VYVA, etc. y en ferias internacionales tales como la Feria Internacional del Libro Zico Sur Filzic, Feria Internacional de Artesanía Tradicional U. Católica, etc. Además, ha participado como tallerista en el Centro Cultural La Moneda, actividad que también desarrollará durante el 2016.

Forma parte de la red de artesanos de la Fundación Artesanías de Chile, lo cual implica que la calidad de sus piezas de artesanía tradicional, pasaron el proceso de evaluación de calidad y son puestas en plataformas internacionales para su comercialización.

Los conocimientos adquiridos por transmisión oral de generación en generación, junto a la puesta en práctica sostenida para la generación de textiles, han contribuido a que Eva López domine las técnicas y uso de herramientas utilizadas, contribuyendo de este modo, a la preservación del patrimonio inmaterial. Existen otras personas que manejan conocimiento e información, sin embargo, no al nivel de profundidad que ostenta Eva.

La provincia El Loa, es cuna de una de las culturas vivas más antiguas de Chile: los Lickanantay, etnia que se atreve a desafiar al tiempo y la vejez, en medio de los vigorosos embates que la modernidad y el desarrollo ha traído consigo en su promesa de felicidad perpetua. Con fuerza y convicción, la fortaleza de sus cuerpos, la osadía de sus espíritus y la curiosidad de sus mentes, ha impreso su huella en forma indeleble en nuestro paisaje. Parte de sus manifestaciones surgen del rito y la creencia, conformando una expresión “multivocal” de entidades y elementos de la madre tierra, como las voluptuosas bondades de sus valles, los señores mallkus y sus amadas, las juguetonas y, a veces, mezquinas vertientes que ofrecen refugio y aliento vital, así como los hermanos menores que dan sombra y comida. Hechos de piedra, fibras o madera, los primeros habitantes de la provincia nos legaron misteriosos signos y particulares colores que Eva López ha sabido plasmar y honrar en toda su trayectoria puntada a puntada.

A través de los textiles, Eva López nos permite conocer técnicas, diseños, materiales, herramientas y finalmente productos, que constituyen elementos claves vinculados a la cultura e identidad de los pueblos originarios, fundamentales en la construcción colectiva de identidad de las generaciones contemporáneas que habitan en la provincia de El Loa. Ella es depositaria y multiplicadora, de memoria que constituye insumo fundamental para la preservación del patrimonio

Eva López dedica la mayor parte de su tiempo a la producción de textiles, es una mujer lickanantay que se dedica con seriedad y alegría a representar nuestra cultura y nuestras tradiciones en telar. Hace parte de la vida en la tierra y en nuestros ayllus, lugares que nos han visto crecer abrazando con orgullo y cariño los dictados de la costumbre, heredada de nuestros abuelos a través de la palabra y la demostración. Viendo que muchas de las grandes maestras de tejido y crianza de animales han vivido bajo el sueño de los gentiles y el embrujo de las historias de sus pueblos, decidimos perpetuar sus conocimientos textiles aprendiendo, ahora, de su sabiduría y su práctica; aprendida a su vez, del trabajo con la tierra, que es fundamento de nuestra religiosidad. Convertir e inspirar a las futuras generaciones del mañana es un gran sueño que construimos todos los días tejiendo nuestras lindas tradiciones y misteriosa naturaleza.

El camino que ha recorrido Eva López ha sido arduo e intenso. De aprendizaje y conexión con nuestras raíces, pero por sobre todo, de plasmar nuestra historia e identidad en el maravilloso arte del telar. Así despliega su creatividad y deja su huella para los que después vienen. Eva López deja en evidencia la riqueza testimonial de nuestras mujeres, que con coraje y decisión despliegan las más bellas obras de arte de nuestras costumbres, tradiciones y linaje atacameño.

Las prácticas culturales como el de trama y urdimbre a través del telar hacen parte de un colectivo que surge de la comunidad ancestral atacameña del gran desierto de la región de Antofagasta, en cuyo seno los atacamas o lickanantai han desarrollado su vida bajo tres principios fundamentales: amar la tierra, respetar a sus padres y honrar a los antepasados. Con estos principios Eva López no solo es considerada por la comunidad como una de sus principales representantes, sino que además desarrolla con mucho ímpetu, estas tradiciones para que estas no se debiliten ni desaparezcan y para que se proyecte a través de las nuevas generaciones en este gran desierto.

  • Folio CNCA: 2787

  • Tipo: Cultor Individual

  • Fecha de registro en SIGPA: 07-07-2016

  • Género: Femenino

  • Ubicación: Región de Antofagasta - Calama

  • Fecha de nacimiento: 22/12/1941

  • Lugar de nacimiento: Puquios

  • Dominios específicos: Tejido a telar

  • Visto 356 veces

  • Destacado Tesoros Humanos Vivos 2013

  • Galería de imágenes

    mapa de ubicacion

    cooperaron con este registro

    Jorge Maldonado Soto
    Sugerir Revisión