La Banda de Llingua

Banda de pasacalle

cultor colectivo
Documentado por: Julia Walker

Reseña

Desde fines de los 60 contaron con conjuntos de música; importantes en Chiloé. Una canción de Amador Cárdenas Paredes, su director, dice que “las chiquillas de Llingua/ son muy pololas/ cuando se van a misa/ no vuelven solas”.
Es un pueblo religioso, emprendedor, creativo y ha vivido fundamentalmente del mar, porque su isla no les da sino para una agricultura de subsistencia. Excepto sus mujeres que trabajan la pitilla y el quiscal, con gran habilidad y gusto.

Los llinguanos tienen cinco fiestas patronales –que celebran- al año. Se oprganizan en SOCIEDADES religiosas: Sociedad Hijas de María, que sacan su fiesta el 11 de febrero; el 29 de junio los pescadores, los hombres de esta sociedad, sacan a pasear por la bahía a su santo patrono San Pedro; el 13 de junio veneran a San Antonio, un santo de mucha feligresía en las islas; Sagrado Corazón de Jesús, el viernes posterior al II domingo de Pentecostés; el 8 de diciembre es la fiesta de la Virgen. Pero, además, peregrinan al Nazareno de Caguach o Curaco de Linlín (30 agosto).
TODAS ESTAS CELEBRACIONES SON FIESTAS FORMALES A CARGO DE ESTAS COFRADÍAS O “SOCIEDADES” QUE SE HACEN ACOMPAÑAR DE LAS BANDAS DE PASACALLES. Aunque, señala Juan Hilario Mansilla, “...nosotros asistimos porque es nuestra obligación como conjunto de la isla y no esperamos que nos llamen”.

El fiscal de la iglesia es Humberto Paredes, un hombre que cuando canta, elevando su vozarrón con melismas, transforman su iglesia de maderas en una mezquita arábica.

Viajando hacia Curaco de Linlín me dijo: “...voy a pedir por mi familia y por mi comunidad porque soy fiscal; que el Nazareno nos proteja de la salud; que no nos falte lo necesario. Pero también -agrega con picardía- voy a bailarme unas cumbias y a tomarme unos copetes porque el no hacerlo sería ofender al Señor”.

De una larga conversación rescato estas palabras:
"A los doce años aprendí a rezar en Palqui. Repetía lo que decía el rezador. En Palqui se reza mucho. Tenía un tío que era Fiscal y él me pidió que los domingos fuera a la iglesia a ayudarle. Yo no iba a la iglesia porque no entendía la misa que ellos hacían entonces, en latín. Cuando empezaban a cantar quedaba todo acholao porque no les entendía ni lo del Padre ni lo del Fiscal. Un rosario cantado fue lo primero que recé en público. Mi tío me felicitó y de ahí seguí haciéndolo en ceremonias de difuntos. Uno interesado también porque daban dos panes a los
rezadores".

"Cuando fue el terremoto nos reunimos los seis que estábamos y para sorpresa de ellos yo me hinqué y les recé un rosario que ellos siguieron con mucha devoción y ahí pedimos a Dios que nos ayude en esos momentos inciertos para nosotros".

"Un fiscal colabora con su comunidad religiosa, en la formación de los jóvenes, en la atención de su iglesia. Hago las sepulturas (sepultación) cuando no está el sacerdote; significa que tengo que sacarlo de la casa, hacerlo llegar a la iglesia, llevarlo al cementerio, bendecir la fosa y hacer las oraciones de los funerales. También uno atiende las novenas, que son rezos que se hacen en las casas. También estamos autorizados para dar la Santa Extremaunción a los moribundos y bautizo a los recién nacidos cuya vida peligra. Cuando ando de pesca tengo que desabandonar (des-abaldonar) la iglesia porque soy un padre de familia que tiene que luchar para vivir. Porque los fiscales recibimos sólo las gracias, como los bomberos, aunque muchas veces invertimos gran parte de nuestro tiempo en este servicio".

"El antiguo Fiscal, cuando ya no podía andar me salió a buscar y me dijo: mira hijo yo ya estoy anciano y quiero que tú me reemplaces mientras yo viva y cuando Dios me recoja tú vas a ser el Fiscal Mayor`.Mi mujer se plantó y me recordó que cuando alguien muriera yo tenía que destinar todo mi tiempo al novenario y al funeral, tiempo que nadie me iba a pagar. Pero la gente habló con el sacerdote de Achao y el curita la convenció. Para las reuniones de fiscales en Castro o Ancud, a veces no tenía plata para irme y la comunidad no me aportaba; dejaba emprestada platita y después con la pesca la pagaba".

A los jóvenes les gusta los cantos nuevos porque la misa la tratan como diversión, con la guitarra, la acordeón. Pero lo que no se puede cambiar es la Salve Dolorosa, la Salve Chilota, los Gozos del Nazareno y de Lourdes y el Buenas Noches, que casi todas las comunidades han perdido"... “La música de las marchas es otra tradición que no podemos permitir que se termine”.

Los integrantes de esta murga musical son:
Juan Hilario Mansilla Miranda (acordeón); Rosa Mansilla Mansilla (acordeón); Tomás Rivera Mansilla (acordeón); Carlos Aynol Mansilla (bombo/ caja); Samuel Mansilla Mansilla (caja); Catalina Arancibia Ojeda (guitarra); María José Ojeda Ojeda (guitarra);Rocío Aynol (guitarra).
En algunas de estas fiestas, especialmente la de la V. de Lourdes, llegan músicos y procesantes de las Patagonias y se integran a la banda. “Asisten desde Gallegos, porvenir, Natales... de toda la Patagonia”.

La escuela cuenta con el programa de monitores de música. Hilario Mansilla es el encargado del taller y dentro de su repertorio están los pasacalles que el interpretó desde joven para su comunidad. El director de la escuela, Pedro Vera Silva, también está en este predicado porque una formación patrimonial es integradora y debe ser transversal, nos acota. En alguna de estas fiestas los jóvenes integran la banda de pasacalles.

  • Folio CNCA: 2518

  • Tipo: Cultor Colectivo

  • Fecha de registro en SIGPA: 04-11-2015

  • Ubicación: Región de los Lagos - Quinchao

  • Composición: Mixto

  • Dominios específicos: Banda de pasacalle

  • Visto 441 veces

  • Galería de imágenes

    mapa de ubicacion

    cooperaron con este registro

    Sugerir Revisión