COMUNIDAD INDÍGENA DE MANQUEMAPU

Agricultor / Agricultora / Pescado y mariscos / Pescador artesanal / Tejuelero

cultor colectivo
Documentado por: Marcelo Javier Neira Navarro

Reseña

Manquemapu en voz Mapuche significa “lugar de cóndores”. Es una aldea que se emplaza en 40°, 56´, 30´´ latitud sur y 73°, 53´, 25´´ longitud oeste, en la costa de la comuna de Purranque, Región de Los Lagos, Chile.

Entre las características que destacan en Manquemapu sobresalen, por ejemplo, el hecho que es uno de los sectores más importantes desde el punto de vista de la conservación de la biodiversidad en la región. Algunos de estos ecosistemas marinos son bosques de algas pardas o huirales, el estuario, la propia playa y desde el punto de vista terrestre, destaca el bosque lluvioso templado o pluviselva Valdiviana, entre otros. En lo que respecta al paisaje del sector, dominan los cerros en torno a un valle fluvial construido por el desgaste de un río que termina embancado parcialmente. Desde el punto de vista de la población, existen a lo menos 40 familias. De éstas, aproximadamente un 80% son de origen huilliche. Se dedican principalmente a la fabricación de tejuelas de alerce (Fitzroya Cupresiodes) y al secado de un alga denominada “luga” (Mazzaellaspp).

Desde el punto de vista histórico, destacan tres acontecimientos en el sector:

1.- Caleta de “San Pedro”, distante a 10 km. de Manquemapu, fue fundada por el Capitán italiano Juan Bautista Pastene. Por encargo del gobernador Pedro de Valdivia, Pastene sale de Valparaíso en 1544 con destino al Estrecho de Magallanes. Debido probablemente a los fuertes vientos del sur, Pastene decide tocar la costa a la altura de 40° latitud sur. El lugar lo denominó Caleta San Pedro

2.- El segundo elemento se refiere al carácter de la fundación y desarrollo de Manquemapu. Y destacan cuatro hitos que se identifican en el proceso:

Hito i) La aldea surge entre los últimos años del siglo XIX y comienzos del XX. En relación al momento fundacional, existen por lo menos tres hipótesis: a) La más débil señala que los descubridores y primeros pobladores habrían correspondido a un grupo de marineros encabezados por uno de apellido Raín; b) Otra explicación señala a una expedición venida desde el territorio de San Juan de la Costa, Comuna de Osorno y c) Sin embargo, la más aceptada, repetida y plausible es la que adjudica la fundación a Juan Antonio Loi.

En su calidad de “talador público”, Loi habría recibido el encargo de un empresario maderero, para que explorara la zona con el objeto de construir un camino. Contactado por una familia de apellido Schwerter, Loi habría sido conducido desde Puerto Montt hasta algún punto de la Bahía San Pedro en un barco inglés. De acuerdo al plan original, “Huencholoi” debía realizar una ruta que, desde la costa, pasaba por la cordillera, hasta llegar al valle central. El interés de este proyecto lógicamente fue económico: la posibilidad de explotar el abundante alerce de la zona cordillerana. La ruta así, debía permitir transportar el alerce, poniéndolo a disposición de un mercado local, nacional y a través de Puerto Montt, eventualmente internacional. En el intento, Loi se pierde y desvía su ruta hacia el sur. Este error lo conduce a la comuna de Fresia, fundando allí el poblado de “La Esperanza”.

Hito ii) Un segundo hito se produce a mediados del siglo XX, cuando se da inicio a la explotación del alerce. Se sabe de un par de explotaciones ubicadas en el sector de la Bahía San Pedro y en plena cordillera. En este último caso, el protagonista fue Ernesto Weime, un empresario judío que habría irrumpido con una explotación de alerce, instalando al menos 4 aserraderos, embarcando la producción maderera en la localidad de Tegualda. Esta faena habría perdurado hasta 1972.

Hito iii) El tercer momento llegará el año 1977, año a partir del cual el gobierno militar prohíbe la explotación del alerce, por medio de la declaración de “monumento natural”. De acuerdo al texto, el Decreto señaló que,

"...declárase inviolable y prohíbese la corta y destrucción del Alerce, salvo autorización expresa, calificada y fundamentada de la Corporación Nacional Forestal, la que procederá solamente cuando estas operaciones tengan por objeto llevar a cabo investigaciones científicas debidamente autorizadas, habilitación de terrenos para la construcción de obras públicas, de defensa nacional o la consecución de Planes de Manejo Forestal, por parte de organismos forestales del Estado, o de aquellos en los cuales éste tenga interés directo o indirectamente" (Gobierno de Chile, Decreto N° 490, Declara monumento natural a la especie forestal alerce, Santiago, 1º de Octubre de 1976).

Hito iv) A partir del año 2001, se inaugura el camino entre Manquemapu y Purranque. Desde este momento, por primera vez se quiebra el marcado aislamiento que había sido característico de Manquemapu.

3.- El tercer elemento histórico corresponde a la tragedia que involucró dos buques de la Armada de Chile en el mes de agosto del año 1965. En la oportunidad, las naves Janequeo y Leucotón fueron víctimas de un temporal cuyas consecuencias fatales se resumen en la muerte de unos 50 tripulantes de ambos buques.

Más allá del drama, desde el punto de vista de la historia local, la tragedia de Manquemapu es un tema de interés historiográfico que es necesario reconstruir. Sin embargo, entre las primeras preguntas que emergen se encuentra precisamente la cantidad de muertos en la ocasión.

El día después del accidente, el 16 de agosto de 1965, El Mercurio y La Tercera, consignaron 70 y 75 fallecidos respectivamente. El diario La Prensa de Osorno, por su parte, aumentó a 79 los siniestrados. En cualquier caso, dada la inmediatez con la que informa la prensa, resultan comprensibles las diferencias.

Pero posteriormente, en el año 1966, un documento emanado desde la propia Armada de Chile, informó al gobierno la cantidad de 44 fallecidos en el naufragio. El objeto de este informe fue autorizar la construcción de casas a las viudas o familiares directos de los fallecidos en el referido naufragio (Decreto Supremo N° 1038 de 22 de noviembre de 1966).

Algunos años más tarde, en 1975, un decreto del Ministerio de Defensa, que abonó 10 años "...en las hojas de servicio del personal de la armada fallecidos a consecuencia del naufragio...", mencionó 50 fallecidos (Ministerio de Defensa Nacional, D.L., N° 918, 28 de febrero de 1975).

Posteriores publicaciones de la propia Armada han seguido manifestando cifras diferentes. En 1992, un artículo sostuvo que los muertos oficialmente fueron 47 (S/A, Rescate de los náufragos del "Leucotón" y la "Janequeo", en Revista de Marina, Año CVII, Volumen 109, N° 807, Valparaíso, abril de 1992, p. 199-200). Y todavía, una entrevista realizada a un viejo poblador que participó en el rescate de algunos marinos, indicó 70 fallecidos (Cfr., fragmento de entrevista a Juan Eligio Comigual )

En cualquier caso, la tragedia existió y provocó conmoción a nivel nacional e internacional. Y los muertos debieron superar los cincuenta. De ellos, se encontraron 13 cuerpos y se salvaron 17 personas (S/A, 30 años del naufragio del "Janequeo", Revista Vigía, Armada de Chile, N° 123. septiembre, 1995, p. 27).

Notas para una historia crítica

La historia de Manquemapu es una expresión "decolonial". Aunque emergió a partir de un largo proceso de subalternización iniciado desde la “conquista”, su fundación y posterior desarrollo, se transformó en un verdadero desafío al reordenamiento hegemónico del proyecto universalizante del sistema-mundo. Las razones para plantear tal cuestión, radican principalmente en:

I.- El carácter de su fundación. La localización de Manquemapu se debió al esfuerzo de al menos un poblador y luego al de un grupo de familias Huilliches que se deslocalizan debido a que muy probablemente se sienten desplazados de las tierras del valle central. Agobiados por el proceso colonizador impulsado por el Estado chileno, debieron sentir la presión demográfica de varias oleadas de inmigrantes:

a.- Germanos, desde 1850 hasta fin de siglo;

b.- Inmigrantes franceses, en la coyuntura de cambio del siglo XIX al XX y todavía,

c.- Inmigrantes árabes sirios, comenzado el siglo XX.

II.- En atención a lo anterior, la fundación de Manquemapu igualmente fue un desafío, dado al relativo aislamiento en el que se desarrolló. El hecho de que los primeros pobladores hayan contado con un territorio deshabitado y especialmente aislado, debieron ser importantes razones para fundar la aldea en el emplazamiento original.

III.- En todo caso, Manquemapu constituye un llamativo fenómeno dada la autarquía relativa que incluso todavía se observa en su economía. La existencia de un pequeño y atractivo valle construido por un tranquilo y desgastado río, aseguró no solamente agua disponible, también ofreció una agradable y fértil terraza aluvial para la instalación de las familias. Y, en fin, la cercanía de la costa, permitía también la posibilidad de desarrollar la pesca y la actividad mariscadora.

En suma, el aislamiento permitió a los pobladores practicar una economía de auto subsistencia con un contacto muy precario con el resto del territorio. Es cierto que durante mucho tiempo se explotó el alerce a través de la elaboración de tejuelas y basas, pero este comercio se realizó por mar entre Manquemapu y el puerto de Bahía Mansa como única ruta posible. En la actualidad y luego de la inauguración del camino que une Manquemapu y Purranque, los pobladores simplemente esperan compradores (Véase, Marcelo Javier Neira Navarro, Para historia de la Aldea de Manquemapu, Portal www.latitud40.cl )

El aislamiento en el que se ha desarrollado Manquemapu, a obligado a los aldeanos a desarrollar una economía de subsistencia, sostenida en tres estrategias:

a.- Uso de la tierra: La agricultura desarrollada por la comunidad es de subsistencia. Cada familia posee un huerto que aporta a las necesidades del grupo familiar. Lo que falta, se compra en la ciudad de Purranque. Complementariamente, se crían ovinos y bovinos para el autoconsumo. A partir del año 2011, la construcción de un camino permita la conectividad con la referida ciudad.

La actividad asociada al uso de la tierra, no tiene estacionalidad. Se realiza el año “redondo”. En invierno, incluso, se realiza en invernaderos.
En la comunidad existen por lo menos tres tipos de propiedad de la tierra. Existe un fundo de 2.080 hás. de propiedad comunitaria (sector Azucenas), legalizada en 1997 a nombre de 30 socios; también existe otro fundo parcelado de 375,32 hás. (Sector San Antonio), en donde viven varias familias; finamente hay hijuelas la mayoría de un par de hás., inscritas por distintos comuneros. Se trata de propiedad privada.

b.- Uso del borde costero: El borde costero económicamente permite la pesca de orilla y la recolección de locos, lapas, cochayuyo, luche y luga. La presencia del Sindicato de pescadores Marinero FUENTEALBA ha permitido la asignación de dos áreas de manejo de uso exclusivo. Dado este factor, desde el 12 de noviembre de 1999, fecha de constitución del sindicato, los integrantes del Sindicato han podido explotar productos como el loco, sierra, róbalo, cabrilla, chancharro, manta raya, congrio y merluza, entre otros. El principal de estos productos el loco, se comercializa con una de varias plantas faenadoras de Calbuco. El producto se entrega a la empresa en la misma localidad de Manquemapu.

En general, la actividad vinculada al borde costero no tiene estacionalidad. Aunque la explotación del loco está sujeta al control de SERNAPESCA que define el período de extracción. Las dos áreas de manejo están consignadas bajo las resoluciones N° 1313 B y N° 1316 A.

c.- Uso del Bosque: el uso del bosque costero de “pluviselva valdiviana” está vinculado a la explotación del alerce muerto. Los productos que se elaboran artesanalmente son: tejuelas, basas, estacones, muebles, metanes (trozos de madera de usos múltiples) y artesanía general.

El principal producto, las tejuelas, se comercializa por medio de un centro de acopio ubicado en la ex-escuela de Llai-Llai, en la ciudad de Purranque.

La explotación del alerce muerto tiene una estacionalidad sujeta a la existencia del plan de manejo fiscalizado por CONAF. Los planes de manejo, contemplan extensiones territoriales sobre las que realizar la explotación. Para el caso de 2016, por ejemplo, se han definido 6,5 hás. por año. Para esta actividad, también se utiliza el “Manual de buenas prácticas productivas”, desarrollado por la propia comunidad y CONAF.

A parte de lo anterior, la Corporación inglesa WWF, CONAF y la Asociación Indígena Mapu Lahual, crearon la “Red de Parques Indígenas de Chile” que protegen más de 1.000 hectáreas de bosques y que son la base de una de las más destacadas iniciativas de ecoturismo comunitario en Chile, que busca fortalecer los medios de vida sustentable enfatizando el desarrollo de micro emprendimientos asociativos.

En fin, estas tres prácticas obedecen a la lógica de protección de la biodiversidad y manejo sustentable y como tal, han sido reconocidas varias veces, tanto por organismos nacionales como internacionales.

  • Folio CNCA: 2770

  • Tipo: Cultor Colectivo

  • Fecha de registro en SIGPA: 06-07-2016

  • Ubicación: Región de los Lagos - Purranque

  • Composición: Mixto

  • Dominios específicos: Agricultor / Agricultora / Pescado y mariscos / Pescador artesanal / Tejuelero

  • Visto 992 veces

  • Galería de imágenes

    mapa de ubicacion

    cooperaron con este registro

    Jorge Maldonado Soto
    Sugerir Revisión