Pirquinero

Extracción de oro de manera artesanal

En la región de Magallanes y Antártica Chilena durante las últimas décadas del siglo XIX y comienzos del siglo XX la extracción de oro se consolidó durante la época llamada fiebre del oro. A pesar de que la actividad cesó después de algunas décadas, aún existen pirquineros trabajando de manera artesanal en la extracción del mineral.

Citando al historiador Mateo Martinic, quien ha a través de sus escritos a dejado plazmada la historia de esta actividad. "Entre enero y febrero de 1879 el teniente de la Armada de Chile, Ramón Serrano Montaner, realizó por encargo del Gobierno de Chile una exploración en la isla grande de Tierra del Fuego, con el objeto de verificar sus aptitudes naturales para su desarrollo mediante la colonización. En el curso de la travesía, el día 14 de enero, marchando de norte a sur, esto es remontando la vertiente boreal de la sierra Boquerón, los expedicionarios detectaron manifestaciones auríferas en un río al que, por tal razón, Serrano lo llamó del Oro.

Acamparon al final de ese día en la proximidad de dicho curso, donde permanecieron durante las tres siguientes jornadas. Entonces el día 15, según relata Serrano, la gente se ocupó en lavar tierra para obtener oro, pues en las cercanías del río parecen existir mantos auríferos valiosos. Donde quiera que lavaran sacaban pepitas pequeñas. Cada plato de tierra (plato de lata de los que usan los marineros a bordo) les proporcionaba de tres a diez pepitas del tamaño de la cabeza de un alfiler de las mayores. Este resultado poco favorable provenía de que la comagua o circa, como la llaman los mineros, se encontraba a poca profundidad bajo el lecho del río, lugar hasta donde no podían llegar con los elementos que tenían, y fuera de esa circa es bien conocido de los mineros que rara vez se encuentra oro grueso. Además, debo observar aquí que la gente no era diestra en lavar y que no disponía de los útiles apropiados al objeto, por lo que me permito afirmar que la región aurífera a que me refiero puede ser de importancia si se la explota convenientemente y por personas de la profesión: hay mucha tierra que lavar y agua en abundancia. La información demoró en trascender, lo que sí ocurrió luego que Jorge Porter, un antiguo oficial de marina, enterado de los pormenores de la expedición de Serrano, realizó en 1880 su propia expedición a la zona del río del Oro, comprobando el hallazgo. Así fue como, ni corto ni perezoso, Porter se asoció con un tal Juan Vargas Cañas, probablemente minero de profesión, y juntos hicieron 133 pedimentos. De esa manera, ya en 1881 había gente lavando arenas en el río del Oro. El gobernador de Magallanes, Francisco Sampaio, daba cuenta en su memoria correspondiente al mismo año que entonces había en la Tierra del Fuego un campamento con unos diez mineros." (Martinic, M. (2003), LA MINERÍA AURÍFERA EN LA REGIÓN AUSTRAL AMERICANA
(1869-1950), Vol.23, pp. 219-254)

Registros (10)