Nguillatún

El Nguillatún es la costumbre comunitaria más importante del pueblo mapuche. La comunidad se reune para realizar una rogativa a las fuerzas de la naturaleza con un fin específico. Se pide y agradece por el bienestar y la multiplicación de los campos, de los animales, por la salud de la gente, cuando hay necesidad de lluvias, cuando se quiere detener un desastre natural. Se realizan bailes, se entonan cantos y se comparte comida y bebida entre los asistentes. El ritual se realiza aproximadamente cada cuatro años en cada comunidad y suele durar entre dos y cuatro días. Los orígenes del Nguillatún se encuentran en los rituales de rogativas que practicaban los pueblos prehispánicos para obtener favores de las fuerzas o espíritus de la naturaleza. Los mapuches, como todos las culturas de la Ámerica precolombina, utilizaban la danza y la música como la forma más frecuente de entrar en contacto con lo sagrado. En este sentido, los descripciones que hicieron los cronistas a través de relatos e imágenes de los nguillatunes que celebraban los mapuches del siglo XVI y XVII, no difieren demasiado de los que se practican en la actualidad. Esto señala que que la tradición del nguillatún se ha conservado sin grandes modificaciones a lo largo de la historia, constituyéndose como uno de los pilares de la memoria e identidad del pueblo mapuche.

Registros (7)