Fiesta de la Virgen de las Peñas

La Fiesta de la Virgen de las Peñas es la celebración religiosa popular más importante y concurrida de la Región de Arica y Parinacota. Hasta el pequeño pueblo de Livilcar, cada año llegan miles de peregrinos y devotos para adorar y honrar a la imagen de la Virgen del Rosario que se encuentra tallada en una roca. El peregrinaje a la “Virgen de las Peñas” se realiza el primer domingo de octubre de cada año, y concurren miles de peregrinos del norte de Chile y sur del Perú.
"El Santuario de Nuestra Señora del Rosario de las Peñas se encuentra ubicado en el sector de Livilcar aproximadamente a 72 km de Arica. A él se accede por un camino pavimentado en 45 km, después 10 km de camino de tierra estabilizada, lugar en que se debe descender del vehículo y avanzar 17 km más por un difícil sendero peatonal entre piedras, riachuelos y quebradas. El esforzado camino es escenario de una festividad en la que coexisten 24 sociedades de danzantes, expresando su manifestación folclórica mediante el canto, los bailes típicos, la ejecución de instrumentos musicales y hermosos vestuarios que destacan por su diseño, forma y color, todo esto dentro de un sentido sustan- cial de creencias en seres superiores (Virgen del Rosario de las Peñas), con objetivos de súplica, reflexión y respeto (mandas y agradecimientos), en un marco de extrema naturaleza y contacto con el medio."

"En 1642 un arriero se encontró en las cercanías de Livilcar, localidad por donde bajaban los cargamentos de plata desde Potosí hacia el puerto de Arica, con una pastorcita que estaba siendo atacada por una serpiente. El arriero la quiso socorrer, pero un rayo cayó del cielo matando a la niña y al reptil. Entre sollozos, el arriero invocó a la Virgen, quien se apareció en una piedra de la montaña.
El relato señala el origen de la peregrinación a la Virgen de las Peñas, una de las fiestas religiosas más importantes del norte de Chile. Esta romería, que se celebra el primer domingo de octubre, congrega a más de cincuenta mil peregrinos de Chile, Perú y Bolivia en una tradición que mezcla devoción religiosa, música, danza y espíritu de sacrificio. Los feligreses deben recorrer más de quince kms por un camino de piedras, riachuelos, cuestas y quebradas, hasta llegar al Santuario de la Virgen de las Peñas. Allí, al ritmo de bandas de bronce, bailan los morenos, canarios, gitanos, kullacas, entre otras expresiones folclóricas, quienes esperan horas para saludar a la Virgen que se encuentra tallada en una roca al interior del templo. Esta fiesta vincula la cosmovisión andina (especialmente la creencia en el poder de los cerros), la tradición católica, la historia colonial y el folclore religioso del norte de Chile."



Referencia bibliográfica:

Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (2013). Chile: Travesías Culturales. (pp.15,16,23) Obtenido de http://www.cultura.gob.cl/wp-content/uploads/2012/07/travesia-cultural.pdf

Registros (2)