Culto a las animitas

En Chile, según Oreste Plath, el culto a las ánimas ocupa un lugar preferente en el pueblo, que tiene la costumbre de encender velas en los sitios donde se ha cometido algún crimen o ha habido accidentes, lugares que se respetan como "animitas" y se destacan por un gran charco de esperma o restos de coronas de papel. Las animitas de bandidos y gendarmes rivalizan con las de periodistas, ahogados y atropellados. Los caminos a lo largo del país, así como las vías férreas, las zonas costeras y campos, ostentan estos recuerdos que son como lámparas votivas, puesto que no hay animita que no tenga su cuidadora y sus velas.
Con este nombre se denomina una costumbre tradicional que aún hoy subsiste en buena parte de los campos latinoamericanos, que es la de alumbrar a las ánimas los días lunes. Para ello, fuera de sus habitaciones (o casitas) se le encienden velas, con el propósito de que le sean perdonados sus pecados y hagan su entrada triunfal al cielo.
Referencia bibliográfica
[Cultura popular] Las Animitas - Arte & Cultura. (2008, 24 de febrero). Obtenido de http://foros.fotech.cl/topic/117108-cultura-popular-las-animitas/

Registros (2)