Cuelchería

La cuelchería es el trenzado de paja de trigo para la confección de chupallas. Esta era una actividad que realizaba toda la familia que desarrollaba un ciclo completo del trabajo, esto es, sembraban trigo, cosechaba, colchaban, fabricaba la chupalla y la venta. Después de colchar la paja de trigo, utilizaban una antigua máquina de coser para hacer la chupalla, que posteriormente se adornaba.

Las cuelchas es un trenzado que serealiza con la parte tubular del trigo y que puede ser de distinto grosor.En el sistema de trenzado de la paja se utilizan muchas habilidadesque sonadquiridas por años en los grupos familares y consiste en tomar en lamano un conjunto de pajas, que son seleccionadas, y las vanuniendo,formando una trenza y cofecciona un “largo cordón” ohebra. Colchar es una acción que se realiza en formá rápida, en todo momento yespacio en las casas campesinas, y se transforma en un acto corriente, el cual no necesitan ir mirando para ver el resultado,sino que solamente tejen y tratan de hacer otra actividades de casa enforma paralela., conversan, preparan los alimentos, dan de comer a las aves yotras acciones y siempre permanencen colchando, durante muchas horas al día.

Las cuelchas son vendidas a los chupalleros, o sea son las personas que confeccionan la chupalla, para lo cual lo cual realizan un proceso con un rodillo metálico para dejarlas planas, recortarlas, blanquearlas y coserlas con máquinas para formarel sombrero. Las cuelchas son vendidas en unos rollosque son medidas en brazas. Un braza equivale a un brazo extendido desde elpecho de una persona hasta la punta delos dedos de su mano, que equivalea 120cm-150 cm. Una cuelcha puede medir entre 16 y 20 brazas, o seatienen una extensión entre 20 y 30 metros. Con 70 brazas se puede confeccionarun sombrero de 14 pulgadas. Las variedades de trigo que usan para hacer cuelchas son: Trigo Colorado Italiano, Trigo Milufn y Trigo Pelado sinCerda.En alguna época además de colchar se hacían chupallas (hombres) y sombrerillas (mujeres).

La técnica desarrollada es colchar, para obtener la cuelcha; materia prima de la “chupalla” accesorio típico del Huaso Chileno, parte de la identidad nacional. Se basa en un proceso desde la siembra, cosecha y secado del trigo colorado para comenzar a trenzar la cuelcha, luego el trenzado de ésta, que puede ser de 3, 4, 5,7, 9, 12 o 16 pajas, lo que posteriormente dan origen a chupallas, bolsos, alfombras y distintas artesanías. El proceso comienza con la fertilización de la tierra con salitre blanco para preparar la siembra del trigo colorado, la que se realiza en mayo o junio, fecha en que comienzan las lluvias y la tierra está más blanda para ser trabajada. Posteriormente se realiza la siembra, que a diferencia del trigo para consumo, las semillas deben ser sembradas más cercanas entre sí. Entre diciembre y enero se entra en la etapa de cosecha de trigo, el que luego de ser cortado y hacer los amarros, es trasladado a la era, donde se encaeja, es decir, se juntan las cabezas, se emparva y se dejan secando al sol hasta medio día, para luego ser machacado y proceder a la separación del trigo de la paja. El proceso continúa con la preparación de la paja; se arman atados, se limpia, se despitona, se blanquea o se tiñe la con especies como maqui, colliguai, eucalipto,peumo o quilantral. Posteriormente, se aparta la paja de acuerdo a su grosor, que dependerá de la artesanía que se quiera fabricar, luego se corta la cabeza de la paja y finalmente se remoja la cantidad de paja que se requiera por unos diez minutos, para que esté apta para comenzar a colchar. Esta actividad la desarrollan hombres y mujeres por igual, todos los días del año, y en paralelo a sus actividades cotidianas. Hoy en día la forma más común de colchar es con 4 pajas de trigo colorado, siendo la materia prima para la típica chupalla, que mientras más fina sea la cuelcha, más valorada es por los usuarios. Antiguamente, se trabajaba con mayor cantidad de pajas, pero por un tema de comercialización se limitan al trenzado de 4 pajas. Sin embargo, la técnica de colchar con más cantidad de paja aún perdura en el conocimiento de los adultos mayores de estas localidades, que quieren que esta artesanía no se pierda y luchan a diario con intentar traspasar esta técnica a sus hijos. Tarea que les resulta muy difícil, ya que, los jóvenes, al igual que en el resto del país buscan mejores condiciones laborales y económicas emigrando a las grandes ciudades, y desarraigándose de este tipo de actividades que no generan grandes ingresos. Es por este motivo que es fundamental rescatar y potenciar esta técnica para que perdure en el tiempo.

Registros (3)