Circense

Del latín circensis, circense es un adjetivo que hace referencia a lo perteneciente o relativo al circo. Este espectáculo artístico suele presentarse dentro de una gran carpa y contar con la participación de payasos, acróbatas y magos. En el pasado, el circo solía contar con animales salvajes, aunque dicha costumbre fue prohibida en muchos países por considerarla cruel.


Lee todo en: Definición de circense - Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/circense/#ixzz3q5EdKwv0

Los inicios del circo en Chile se remontan a la Colonia con los maromeros, artistas itinerantes provenientes
de España, que recorrían el país mostrando sus hazañas en ferias u organizaban espectáculos y muestras
públicas en las casas de volatín. En su vertiente moderna los circos llegan en1828 a Valparaíso y durante los
siglos XIX y XX pasan a formar parte de múltiples celebraciones populares. Entre ellas destaca el rol que han
jugado en la celebración de Fiestas Patrias, elemento común a gran parte de América Latina, donde
ejercieron un papel clave en la formación de la identidad nacional e instauración de los símbolos patrios.
Debido a lo anterior es que los circos tradicionales forman parte esencial de la cultura popular y han jugado
un rol fundamental en la ritualidad asociada a las celebraciones e instauración en el imaginario colectivo de la
República de Chile.

Además, posee otra gran característica que lo distingue como rubro específico, esto es, que sus compañías
recorren grandes distancias para llevar su espectáculo a los más distantes lugares, manteniendo con ello una
particular cultura y forma de vida establecida sobre la trashumancia y la organización familiar del trabajo. El
circo se ha desarrollado, por medio de distintos procesos históricos y culturales, como un grupo cohesionado
, en donde los involucrados en este oficio muestran una sólida identificación con la actividad que
ejercen y la tradición familiar de la que forman parte. A pesar de no contar con un sentido de territorialidad
como criterio de adscripción identitaria, es la condición de movilidad estacional la que otorga una poderosa
base para la formación y reproducción de su identidad cultural.

Teniendo en cuenta la importancia de la trashumancia dentro de las compañías circenses, debemos agregar
que el parentesco se establece como una de las principales instituciones sociales dentro del gremio. La que
opera a nivel organizativo e identitario, articulando en gran medida el imaginario simbólico de los artistas y las
familias a las que pertenecen.

El circo moderno surge en Chile a comienzos del siglo XIX, siendo un arte escénico que se caracteriza por el
desarrollo del humor, la exhibición de animales y la presentación de actos de carácter virtuoso, entre otros.
Los archivos escritos sobre la historia del circo en Chile son bastante escasos, por lo que el grueso de los
antecedentes han sido obtenidos mediante la aplicación de técnicas cualitativas de recogida de información.
Estas corresponden a los relatos orales de los artistas y familias involucradas en el oficio, elaborados a partir
de una serie de entrevistas en profundidad, trabajos en terreno, encuestas, arboles de parentesco y otras
aproximaciones metodológicas.

Antecedentes recopilados por distintos miembros de la comunidad circense indican la llegada de un circo al
país en 1884. Este fue el "Circo Toutman" de la familia Pacheco, que arribo al puerto de Valparaíso y se
instaló a trabajar en la plaza Victoria. Hecho que coincide con el material aportado por Correos de Chile,
quienes en 1984 editaron una estampilla conmemorativa del centenario de actividad circense en el país y en
la que se aprecia un payaso caminando en equilibrio sobre la cuerda floja o maroma.

Sin embargo se ha encontrado un afiche que indica la presencia del Circo de Equitación de Nataniel
Bogardus actuando en Valparaíso en 1828, siendo hasta la fecha el primer circo moderno en arribar a suelo
nacional. Cabe acotar que la investigación histórica acerca de los circos recién está comenzando por lo que
es probable que surjan nuevos antecedentes sobre sus inicios en el país.

Desde pequeñas caravanas tiradas por bueyes y otros animales a comienzos del siglo XX hasta las flotas de
camiones que actualmente transportan a algunos circos, o desde las manufacturas artesanales de carpas,
instrumentos y otros tantos elementos propios del circo hasta la importación de carpas y galerías
provenientes de México o Italia veremos como en el transcurso del siglo XX el circo chileno ha sufrido
profundas transformaciones.

Y no sólo en el ámbito material es que emergen estas transformaciones sino que en la organización de las
compañías y las características de la comunidad circense nacional. Desde que compañías extranjeras
trajeron a Chile sus espectáculos circenses, la actividad se fue complejizando cada vez más hasta formar una
verdadera tradición artística nacional. Con familias locales que en la actualidad constituyen verdaderos linajes
y una comunidad nacional de artistas y trabajadores circenses que posee un sindicato, un mausoleo en el
cementerio general de Santiago y una serie de eventos anuales como el campeonato de fútbol circense y las
romerías al cementerio. Pasando de pequeños núcleos independientes a un conglomerado nacional con un
gran nivel de comunicación e intercambio interno.

Registros (1)