Chamantería

Las chamanteras tejen fundamentalmente por tradición, porque lo aprendieron mirando a sus madres, tías, hermanas, o abuelas, desde muy temprana edad, y ya es parte de sus vidas. En sus talleres siempre hay chamantos listos para vender, y a veces también tejen por encargo. Hoy las chamanteras son conscientes de que su trabajo es único en Chile y por tanto también surge en ellas un creciente interés por preservarlo y darlo a conocer.
Sobre los orígenes del Chamanto, en una entrevista realizada el día 27 de julio de 2012, la ampliamente citada investigadora, Carmen Del Río, nos pudo dar algunos antecedentes: "El chamanto tiene algunas influencias del sobremakuñ mapuche, que es esta cosa que se ponían como sobre, el Cacique, o sea los Loncos, se ponían como para distinguirse de los otros sobre una manta más corta (...) tiene una reminiscencia de ahí, pero de ahí a que el chamanto haya nacido de indígenas, no. El chamanto es una cosa más como europea, (...) más por ejemplo a la tapicería española (...). Después hay un cambio a la cosa más propia de aquí, a la cosa del copihue, los motivos que usaban eran más propios de lo que la gente veía, las mujeres veían, pero que no sería una cosa únicamente indígena. A lo mejor claro, el tejido, el telar. Pero el telar mismo que usan es un
telar que es una mezcla también, entre el telar indígena y el telar europeo. No es un telar indígena. (...) Este es un telar completamente distinto pero tiene una cierta reminiscencia en algunas cosas, la paleta que usan es de espino, el corazón del espino que es madera más dura. (...) Hay una mezcla en cuanto al tejido." (Carmen Del Río, Rancagua)
Este origen heterogéneo del chamanto también es constatado en una publicación sobre las Artesanías de Chile, de Carlos Peters B. y Sobé Núñez G. (1999):
Se dice que Doñihue, junto con RINCONADA DE DOÑIHUE y CAMARICO, formaron parte de un antiguo curacazgo incásico del Valle del Cachapoal, de donde se originaría la labor textil. Se estima que las mantas y chamantos son una fusión de la vestimenta indígena con la española, a partir de la conquista. Se los considera una adaptación criolla del poncho araucano, que a la vez encuentra su origen en la camisa o el "unko' de los incas. (Peters et al., 1999, p.53)


Referencia bibliográfica:

(2013) Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Inventario de Patrimonio Cultural: Región del Libertador General Bernardo O'Higgins. Obtenido de http://issuu.com/portalpatrimonio/docs/inventario_de_patrimonio_cultural

Registros (27)